René y Olguita

Visión desde Cuba

Por Anabel Naranjo Paz. La historia de mi patria me llegó de niña de diversas maneras, quizás fueron los dibujos animados de Elpidio Valdés mi primera referencia. Escuchar el Himno Nacional y en posición de respeto saludar la bandera de la estrella solitaria lo aprendí en casa, así como identificar los héroes.

El paso por la escuela me permitió seguir descubriendo mi identidad, de dónde vengo, quién soy y por supuesto mi futuro. Ante mí surgió Hatuey quemado por su rebeldía, me sentí discípula de Félix Valera, de José de la Luz y Caballero y aún lloro cuando leo el Presidio Político en Cuba de nuestro Héroe Nacional José Martí o estallo de emoción ante las palabras de Ana Betancourt hablando por las mujeres.

View original post 326 more words

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: